Solicitar Citas (22) 246 10 00

Horario de atención : Lunes a Viernes 10:00 am a 14:00 hrs.
  Contacto : 222 - 246 10 00

Hígado (cáncer, quistes, cirrosis hepática)

El hígado es el órgano más grande dentro del cuerpo. Filtra las sustancias dañinas de la sangre, digiere las grasas de los alimentos y almacena el azúcar que el cuerpo necesita para obtener energía. El cáncer hepático primario comienza en el hígado. El cáncer de hígado metastático comienza en otro lugar y se disemina al hígado.

Los factores de riesgo para el desarrollo de un cáncer de hígado primario incluyen:

  • Hepatitis
  • Cirrosis, o cicatrización hepática
  • Ser del sexo masculino
  • Bajo peso al nacer
  • Cáncer
  • Quistes

Los síntomas pueden incluir una masa o dolor en el lado derecho del abdomen y coloración amarillenta de la piel. Sin embargo, usted puede no tener síntomas y el cáncer puede encontrarse cuando ya esté en un estadio avanzado. Eso dificulta el tratamiento. Las opciones de tratamiento incluyen cirugía, radiación, quimioterapia o trasplante de hígado.

Cáncer de hígado: carcinoma hepatocelular

Causas

El carcinoma hepatocelular es responsable de la mayoría de los cánceres del hígado. Este tipo de cáncer es más frecuente en los hombres que en las mujeres y generalmente se observa en personas de 50 años de edad o más.

El carcinoma hepatocelular no es lo mismo que cáncer con metástasis al hígado, el cual empieza en otro órgano (como la mama o el colon) y se disemina al hígado.

En la mayoría de los casos, la causa del cáncer hepático generalmente es la cicatrización del hígado (cirrosis). La cirrosis puede ser causada por:

  • Consumo excesivo de alcohol
  • Enfermedades autoinmunitarias del hígado
  • Infección por el virus de la hepatitis B o C
  • Inflamación prolongada (crónica) del hígado
  • Sobrecarga de hierro en el cuerpo (hemocromatosis)

Los pacientes con hepatitis B o C están en riesgo de cáncer del hígado, incluso si no presentan cirrosis.

 

Síntomas

  • Sensibilidad o dolor abdominal, especialmente en el cuadrante superior derecho
  • Tendencia al sangrado o a la formación de hematomas
  • Agrandamiento del abdomen
  • Coloración amarillenta de la piel o los ojos (ictericia)


Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte con el médico si se presenta un dolor abdominal continuo, en especial si tiene antecedentes de alguna enfermedad hepática.


Hernia-Hiatal-cirugia

Cirrosis hepática

Es la cicatrización y el funcionamiento deficiente del hígado. Es la última fase de la enfermedad hepática crónica.

Causas

La cirrosis es el resultado final del daño crónico al hígado causado por hepatopatía crónica. Las causas comunes de la enfermedad hepática crónica en los Estados Unidos son:

  • Infección por hepatitis B o C
  • Alcoholismo

Las causas menos comunes de cirrosis pueden ser:

  • Hepatitis autoinmunitaria
  • Trastornos en las vías biliares
  • Algunos medicamentos
  • Enfermedades hereditarias
  • Otras enfermedades hepáticas como esteatosis hepática no alcohólica (EHNA) y esteatohepatitis no alcohólica (EHNA)

Síntomas

Es posible que no haya síntomas o que se presenten lentamente, según qué tan bien esté funcionando el hígado.

Los síntomas iniciales abarcan:

  • Fatiga y desaliento
  • Inapetencia y pérdida de peso
  • Náuseas o dolor abdominal
  • Vasos sanguíneos pequeños, rojos y aracniformes en la piel

A medida que el funcionamiento del hígado empeora, los síntomas pueden abarcar:

  • Acumulación de líquido en las piernas (edema) y en el abdomen (ascitis)
  • Coloración amarillenta en la piel, las membranas mucosas o los ojos (ictericia)
  • Enrojecimiento de las palmas de las manos
  • En los hombres, impotencia, encogimiento de los testículos e hinchazón de las mamas
  • Tendencia a la formación de hematomas y sangrado anormal
  • Confusión o problemas para pensar
  • Heces de color pálido o color arcilla


Cuándo contactar a un profesional médico

Llamenos y contactenos si:

  • Presenta síntomas de cirrosis.

Consiga ayuda médica urgente de inmediato si tiene:

  • Dolor abdominal o torácico.
  • Hinchazón abdominal o ascitis que es nueva o empeora repentinamente.
  • Fiebre (temperatura mayor a 101° F [38º C]).
  • Diarrea.
  • Nueva confusión o un cambio en la lucidez mental o empeoramiento de ésta.
  • Sangrado rectal, sangre en el vómito o sangre en la orina.
  • Dificultad para respirar.
  • Vómito más de una vez al día.
  • Color amarillo en ojos o piel (ictericia) que es nuevo o empeora rápidamente.


Hernia-Hiatal-cirugia